Marta Penina, diseñadora de interiores y artesana de las fibras vegetales. 

Vivo y creo a medio camino entre Cardedeu (Barcelona) y el Baix Empordà (Girona). Soy una enamorada de estos paisajes y de los tesoros que nos ofrecen. 

La naturaleza siempre ha sido mi fuente de inspiración. El color y sus matices, las piedras, las cortezas, el agua dulce y salada, el cielo como espectáculo contínuo y finalmente la luz, que todo lo transforma. Las piezas que diseño y creo son el resultado de esta pasión por la naturaleza y por la luz. 

Trabajo para profesionales y personas que buscan piezas sobrias y atemporales que, al estar tejidas con diversas fibras vegetales,  proporcionan a sus proyectos personalidad, calidez y conexión con lo natural. 

Trayectoria

De niña tuve el privilegio de crecer en la casa Penina de Cardedeu, obra del Studio PER, 1969, de los entonces jovencísimos Òscar Tusquets y Lluís Clotet.  Allí comprendí la concepción espacial y cómo la arquitectura y la naturaleza se integran en un único espacio.

Quizás por ello realicé estudios de diseño de Interiores en la escuela EINA de Barcelona, 1978. Durante muchos años apliqué mis estudios de Interiorismo  en diferentes proyectos y así como también trabajé  en el campo de la moda, creando mi propia firma “Vuillard”.            

Sin embargo donde estaba mi gran reto era en la comprensión de la luz en el espacio físico y en sus atmósferas. Siempre conectada con  la fotografía y la pintura, encontrando  en las fibras vegetales  la herramienta para poder narrar y tornar visible esos paisajes, esas texturas y sus luces.

Es en el 2010 es cuando empiezo mi formación de la mano del mestre artesà cisteller Miquel Serra de Batet de la Serra, Olot, lugar privilegiado en donde la luz filtra de una manera especialmente cálida entre sus bosques de tierras volcánicas.

 

Marta Penina Cestería

En 2012, después de casi dos años de convivencia con las fibras vegetales,  decido dar forma a mi trayectoria y lo hago lanzando mi propia colección de lámparas. Una propuesta de diseño artesanal que aúna mi pasión por la naturaleza, mi fascinación por la luz junto con mi experiencia laboral en el mundo de la moda y en el del interiorismo. 

Expongo mi trabajo en mi propio blog y tiene una muy buena acogida por lo que empiezo a recibir numerosos encargos, tanto de profesionales como particulares. Eso me anima a seguir evolucionando y a atreverme con nuevas propuestas, incorporando los paneles tejidos a mi catálogo.

A día de hoy me siento profundamente agradecida y contenta. Agradecida por haber recibido el reconocimiento y la confianza de profesionales de alto nivel, que han elegido mis piezas para clientes de la talla de Freixenet, La Mallorquina o Vinçon. Y contenta porque veo como poco a poco estamos volviendo a rodearnos de ambientes, colores, texturas, olores y sabores que nos acercan a la naturaleza. Que nos acercan, en definitiva, a lo que realmente somos.


Te invito a conocer mi trabajo aquí: